mercantil

AGV-1140-X-176

VACU_Presentación Empresa y los Servicios-01

publicidades.imagen.b10262711ae3af89.aW1hZ2VuLndlYnA=

Brasil la abre las puertas a China para la explotación de litio

El gigante chino de autos eléctricos BYD quiere adquirir la canadiense Sigma Lithium, que opera en Minas Gerais. Según el Financial Times, la operación rondaría U$S 2.900 millones.

Mundo 19/01/2024

multimedia.normal.8ccee40fad7c9b73.V2hhdHNBcHAgSW1hZ2UgMjAyMy0wOS0yMiBhdCAxNi5fbm9ybWFsLndlYnA=

eco-01

china 2
China apunta a explotar los yacimientos de litio en Brasil

triplew

jujuy-multi

La noticia ha dado la vuelta al mundo en pocas horas. El gigante chino de los coches eléctricos BYD está en conversaciones para una adquisición directa o una posible joint venture con la empresa canadiense Sigma Lithium, que ya opera en Brasil. Según el Financial Times, la operación estaría valorada en 2.900 millones de dólares.

La empresa de Vancouver (Canadá) opera en el estado de Minas Gerais, en lo que se ha denominado “el Valle del Litio” por tratarse de una de las mayores reservas del mundo.

Su principal proyecto es el “Grota do Cirilo”, en el valle de Jequitinhonha, una de las regiones más pobres de Minas Gerais. Desde el pasado mes de abril, Sigma Lithium ha empezado oficialmente a extraer litio verde a escala comercial para abastecer a los mercados extranjeros.

El litio verde se denomina así porque se produce con un bajo impacto ambiental, sin utilizar productos químicos perjudiciales para el medio ambiente, con un 100% de energía renovable y un 100% de recirculación de agua.

El litio es un elemento químico utilizado en la fabricación de baterías para coches eléctricos, teléfonos móviles, ordenadores portátiles y otros aparatos electrónicos, y uno de los metales fundamentales para la transición energética.

La noticia de que este importante yacimiento interesa ahora a China ha desconcertado a muchos analistas. En primer lugar, BYD, aunque es una empresa privada, es una pieza crucial del plan del gobierno chino para dominar la industria automovilística mundial en los próximos años. 

Además, según una audición en el Congreso estadounidense en 2019 de Scott Paul, presidente de Alliance for American Manufacturing, muchos de los altos ejecutivos de BYD también tienen vínculos directos con el Estado chino.

El presidente, Wang Chuanfu, fue delegado en el Congreso Popular de Shenzhen de 2000 a 2010 y ocupó un cargo en la legislatura de la ciudad de 2005 a 2015. Zou Fei es experto en el Programa de los Mil Talentos .

En Brasil, BYD, que recientemente superó a Tesla como mayor productor mundial de vehículos eléctricos, compró el pasado julio el antiguo establecimiento de Ford en el estado de Bahía para construir su primera fábrica de automóviles fuera de Asia, con una inversión de 3.000 millones de dólares.

CHINA

Mega reservas de litio

En cuanto a Sigma Lithium, el pasado noviembre anunció que había encontrado nuevas reservas, estimadas entre 26 y 30 millones de toneladas de litio, en las reservas de Araçuaí e Itinga, en el valle de Jequitinhonha, en Minas Gerais.

Con estas reservas la empresa llega a cerca de 110 millones de toneladas del mineral sólo en el “Valle del Litio”, posicionándose como una de las mayores del mundo en este sector.

Tanto las empresas chinas como las rusas, son protagonistas en toda América Latina de la compra de tan preciados minerales para la industria verde.

Desde hace casi dos décadas, China se interesa por las riquezas de Brasil. En 2016, China Molybdenum (CMOC), uno de los mayores productores mundiales de cobre, molibdeno, tungsteno y cobalto, adquirió el segundo mayor centro de producción de niobio del mundo en las ciudades de Catalão y Ouvidor, en el estado de Goiás. CMOC ha invertido 1.500 millones de dólares en las minas de Chapadão y Boa Vista, haciéndose con el 10% de la producción mundial de niobio.

En la actualidad, también extrae allí fosfato. Sin embargo, la posibilidad de que los chinos se hagan con el litio brasileño, preocupan. De hecho, el litio se considera un mineral crítico y estratégico.

El año pasado, Laura Richardson, jefa del Comando Sur de Estados Unidos, había advertido del interés de Rusia y China por los minerales críticos de la región, en particular el litio.

En abril, siempre BYD anunció la construcción de una planta de componentes de baterías de 290 millones de dólares en Antofagasta, Chile, a cambio de condiciones preferentes para las cuotas de litio producidas en el país andino. Las empresas chinas también operan desde hace tiempo en Argentina y Bolivia, interesadas en la explotación de este tipo de mineral.

La demanda de los mercados

El mercado de los minerales críticos se ha duplicado en los últimos cinco años y alcanzó los 320.000 millones de dólares en 2022, según las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía, AIE. La inversión en el sector aumentó un 30% en 2022, tras un incremento del 20% en 2021.

Según el Departamento Nacional de Producción Minera (DNPM), Brasil concentra casi el 100% de la oferta mundial de niobio, también un mineral crítico cuya aplicación más importante es como elemento de aleación para mejorar las propiedades de los productos siderúrgicos.

En particular los aceros de alta resistencia y baja aleación, así como las superaleaciones que funcionan a altas temperaturas en las turbinas de los aviones a reacción.

La extracción de niobio está concesionada a la empresa privada brasileña CBMM, Companhia Brasileira de Metalurgia e Mineração. En septiembre de 2011, un consorcio chino formado por el Taiyuan Iron and Steel (hoy TISCO), el conglomerado financiero Citic Group y el Baosteel Group adquirió el 15% de la empresa por 1.950 millones de dólares.

China no solo compra más de un tercio de la producción de niobio de Brasil, sino que ha invertido más de 3.000 millones de dólares en su extracción y procesamiento desde 2011. Además de Minas Gerais, se han identificado grandes cantidades de niobio en la Reserva Biológica Morro dos Seis de Lagos, en Amazonas.

En 2020, durante el gobierno de Jair Bolsonaro, se propuso el proyecto de ley L 191/2020 para permitir la exploración minera en las reservas indígenas, posteriormente retirado por el gobierno Lula.

El aumento de la demanda mundial ha atraído la atención sobre los minerales críticos y estratégicos. Según la Agencia Brasileña de Minería (ANM), entre 2021 y 2022, el número de solicitudes de exploración sobre el terreno aumentó un 70%, llegando a 155 en 2022.

Sin embargo, la producción de Brasil, en comparación con otros países, sigue siendo baja. De acuerdo con las organizaciones del sector, el año pasado sólo se produjeron 500 toneladas, a pesar de las reservas identificadas y supuestamente existentes.

Los minerales raros se encuentran principalmente en la región amazónica, en muchas áreas indígenas protegidas, en Goiás, Tocantins, Minas Gerais y en las costas del Norte y Nordeste, zonas ricas en arenas de monacita y fosfatos de tierras raras.

“El problema es que se sabe muy poco sobre los yacimientos de tierras raras en Brasil y muchos de ellos se definen a partir de datos limitados, que ni siquiera se hacen públicos. Para tener certeza del potencial, serán necesarios miles de millones de dólares, y esto no debería ocurrir en menos de 10 años”, declaró a la prensa brasileña Luis Mauricio Ferraiuoli Azevedo, presidente del consejo de administración de la Asociación Brasileña de Empresas de Minería e Investigación (ABPM).

Financial Times/Mineria y Desarrollo/ Infobae

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete nuestro newsletter para tener todas las novedades de la minería en tu email.